OCUPACIONES HUMANAS DURANTE EL PLEISTOCENO DE LA CUENCA MEDIA DEL MIÑO


Punta Levallois de Cova Eirós
Punta Levallois de Cova Eirós

El proyecto de investigación “Ocupacións humanas durante el Pleistoceno de la cuenca Media del Miño” (Ministerio de Ciencia e Innovación, HUM/2007-63662), llevado a cabo desde la Universidade de Santiago de Compostela, junto al Institut Català de Paleoecologia Humana i Evolució Social (IPHES, Universitat Rovira i Virgili, Tarragona), Arizona State University (ASU) y miembros de otras universidades, tiene como objetivo el estudio del primer poblamiento paleolítico en el interior de Galicia. Dicho proyecto se aborda desde una perspectiva interdisciplinar y diacrónica que permita conocer la evolución de los patrones de ocupación y adaptación tecnológica de las comunidades paleolíticas en la cuenca media del Miño y su relación con los cambios y condiciones paleoambientales vigentes a lo largo del Pleistoceno.

 

La cuenca media del Miño comprende varias unidades geomorfológicas de especial interés para el Paleolítico como son las depresiones terciarias y las bandas calizas de las sierras orientales, y en estas últimas se encuentran los sistemas kársticos que ofrecen abundante información a nivel paleoambiental y arqueológico.

 

La Depresión de Monforte de Lemos.

Desde el año 2006, y gracias a los hallazgos realizados por un aficionado local, se están desarrollando una serie de prospecciones arqueológicas cuyo resultado ha sido el descubrimiento de más de 50 nuevas estaciones adscritas al Paleolítico inferior, medio y superior. Consecuentemente, la cuenca monfortina se convierte en un marco único del NW donde podemos estudiar, en un mismo entorno,  la evolución de las comunidades de cazadores-recolectores desde los inicios del Pleistoceno medio hasta la transición al Holoceno.

Entre los numerosos yacimientos adscritos al Modo 2 (Achelense) destacan As Lamas, donde fueron recuperados más de 240 artefactos en superficie, y otras estaciones como Chao Vilar-I, Chao Vilar–II, Outeiriño, y Chao Fabeiro. La presencia de artefactos en cuarcita como bifaces, hendedores y triedros, nos remite a los conjuntos del Pleistoceno medio, con paralelos en otras zonas de la geografía gallega como As Gándaras de Budiño, la zona de O Baixo Miño y  las comarcas orensanas. Otro de los principales aspectos es el descubrimiento de varias estaciones adscritas al Paleolítico medio, uno de los periodos menos conocidos de nuestra Prehistoria. En O Regueiral se recuperaron objetos en posición estratigráfica en un nivel datado por OSL en torno a los 64.000 años BP. Este conjunto, al igual que otras estaciones de la Depresión (As Gandariñas, Mañente, San Mamede), se caracteriza por la generalización de los esquemas de talla discoidal y Levallois. Finalmente, otros yacimientos, situados en puntos con un gran control estratégico sobre la depresión monfortina, presentan conjuntos líticos cuyas características nos remiten a los momentos avanzados del Paleolítico superior.

 

A Cova de Valdavara (Becerreá, Lugo).

La Cova de Valdavara consiste en dos pequeñas cavidades que muestran una larga diacronía en sus ocupaciones. Los niveles del interior aportan una gran cantidad de material lítico y faunístico que permite aproximarnos a las sociedades de cazadores recolectores del Magdaleniense, destacando la presencia de elementos de adorno: conchas de molusco marino (Dentalium) usadas a modo de colgante. Ya en los niveles del talud exterior frente a la cavidad principal encontramos evidencias datadas en un período poco documentado en Galicia, el Mesolítico.

Durante la Prehistoria Reciente las cavidades fueron utilizadas como lugares de enterramiento, documentando restos humanos del Calcolítico en el interior de Valdavara 1, así como restos de tres individuos infantiles de la Edad del Bronce en Valdavara 2.

 

Cova Eirós (Triacastela, Lugo).

Cova Eirós es una gruta conocida desde los años noventa por las excavaciones paleontológicas llevadas a cabo por Aurora Grandal (UDC). En 2008 comenzaron los sondeos arqueológicos en el sector de la entrada que revelaron una importante secuencia sedimentaria del Pleistoceno Superior, ofreciendo una oportunidad única en el NW peninsular para estudiar la evolución de las estrategias de subsistencia y tecnología de dos diferentes especies de homínidos, el H. neanderthalensis y el H. sapiens.

Esta secuencia comprende niveles que van desde momentos encuadrables en el Paleolítico superior final, donde fue encontrado un colgante sobre canino de zorro perforado; pasando por el período Auriñaciense, donde documentamos la primera presencia del hombre moderno en nuestro territorio; hasta el Paleolítico medio con niveles que nos ofrecen un registro rico en materiales líticos (con talla Levallois y discoidal) y faunísticos (con restos de osos de las cavernas, rinocerontes, rebecos…) que nos permite reconstruir los modos de vida de las comunidades de neandertales del NW peninsular.

Depresión de Monforte de Lemos
Depresión de Monforte de Lemos